SERIE CAMPEONES MADRILEÑOS. Hablamos con Carlos González García

31 DE JULIO DE 2020

Sabe lo que es vestirse de arco iris y de rojigualda, siendo uno de los mejores ciclistas adaptados de nuestro país en la categoría de tándem

SERIE-CAMPEONES-MADRILENOS-Hablamos-con-Carlos-Gonzalez-Garcia

Regresamos a esta serie y lo hacemos con la disciplina del Ciclismo Adaptado. El protagonista es otro de nuestro chicos más laureados a nivel nacional y que puede presumir de lo que es vestirse con el maillot arco iris. Nos referimos a Carlos González García, madrileño de la capital con 39 años a sus espaldas y que compite en clase MB o tándem, una de las más complicadas dentro de esta modalidad paralímpica.

En su palmarés relucen nada menos que tres medallas mundialistas de ruta (1 de ellas oro), varios triunfos y podios en Copa del Mundo, 14 medallas (1 de oro) en Campeonatos de España de ruta (1 de oro) y 18 medallas (2 de oro) en Campeonatos Nacionales de pista. La guinda hubiera sido colgarse una presea olímpica en los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro en 2016, pero se quedó a las puertas en la prueba de fondo en carretera.

Pero eso no empaña su trayectoria, que en 2019 vivió un giro con su incorporación a la UC San Sebastián de los Reyes y la ayuda de la familia Ochando. Vicente le ha motivado para trabajar y volver a ser competitivo, mientras que Gabriel se ha convertido en un deportista de apoyo solvente para las aspiraciones de nuestro protagonista. Charla larga y tendida con Carlos González que dio mucho juego, como podéis leer a continuación. 

 

1.      En las dos últimas temporadas te hemos visto competir únicamente en carretera. Balance de 4 medallas de bronce, línea y crono en Villadiego (2018) y Salamanca (2019). En 2018 además 2º en la general final de la Copa de España de ruta. ¿Qué valoración haces de ambas temporadas? ¿Por qué ha bajado tu número de competiciones en estos 2 últimos años?

Antes de hacer balance de las dos últimas temporadas indicar que a últimos de 2017 decidí cambiar de deportista de apoyo debido a problemas personales. En 2018 tenía grandes expectativas, ya que parecía que supuestamente el plano personal iba a mejorar y en lo deportivo seguía aspirando a grandes cotas como años anteriores. En los Campeonatos de España el resultado estuvo más o menos dentro de lo esperado, sobre todo en la prueba de fondo en carretera, ya que la cosa se decidió al sprint y de momento es una suerte que no se me ha dado bien hasta ahora. Quizás donde hubo sensaciones de un peor resultado fue en la contrarreloj porque, aunque terminamos 3º el ganador nos sacó bastante tiempo. En la Copa del Mundo en la que quedamos en 8º puesto tanto en crono como en ruta la sensación fue buena, y gracias a esto contamos con la confianza del seleccionador para acudir al Mundial. Aquí es donde se torció toda la temporada, ya que en la crono hicimos un mal resultado, 14º, y en la ruta fue peor ya que no la terminamos por doble avería. En resumen, un año entre regular y malo a pesar de esas dos medallas de los Nacionales.

En 2019 volví  a cambiar de deportista de apoyo porque para poder competir en 2018 me había tenido que ir a vivir a un pueblo de Alicante. Yo no estaba a gusto allí, y además los resultados deportivos habían sido malos, por lo que decidí volverme a Madrid e intentar encontrar a alguien aquí para poder competir, y si no lo encontraba dejaría la competición porque determiné que lo principal era estar a gusto, y eso pasaba por vivir en Madrid y entrenar en la Comunidad de Madrid. Cuando creía que ya tenía deportista de apoyo y habíamos hecho bastantes entrenamientos juntos, me vi obligado a cambiar de nuevo por otra serie de circunstancias personales, encima justo cuando había una competición en Cáceres que era Copa del Mundo y ya no pude acudir. En mi búsqueda apareció por casualidad un viejo amigo, Vicente Ochando, que me dijo que si necesitaba algo ya fuese apoyo logístico, un deportista de apoyo o cualquier  cosa para el tándem que se lo dijese, que él estaba el UC San Sebastián de los Reyes y que podría ayudarme. Así lo hice, le pedí ayuda y es en ese momento cuando apareció su hijo Gabriel como mi deportista de  apoyo, permitiendo que yo pudiera seguir en esto del tándem.

Fuimos a los Nacionales de Salamanca y conseguimos dos bronces, que a mí me supieron a oro, porque estuve hasta última hora sin saber si iba a poder acudir. Debido que 8 o 10 días antes me había pillado la varicela y estuve casi toda la semana de antes sin poder entrenar. De ahí que aquel resultado me supiera tan bien, sobre todo porque en la ruta estuvimos en la pelea de ser oro o plata casi hasta al final. A falta de 3 vueltas se nos marchó esa posibilidad debido a mi falta de fuerzas por haber la enfermedad. A últimos de Junio acudimos a la Bira Paralímpica, donde hicimos una crono más o menos buena el primer día y el segundo conseguimos la victoria de etapa , terminando en el 2º puesto en la general final. Con todo esto puedo decir que el 2019 fue una temporada bastante buena, aunque debido a tanto cambio de piloto no pude  acudir a tantas competiciones como a mí me hubiese gustado.

 

2.      Dentro de la Comunidad, eres uno de los ciclistas madrileños con mejor palmarés en todas las categorías y en dos disciplinas como son la pista y la carretera. ¿Con cuál de las dos disciplinas te quedas y por qué?

Me quedo sin dudarlo con la disciplina de la carretera, ya que en ella es donde más a gusto me siento. Aparte de que siempre pueden pasar cosas ya que no es tan exacto como la pista, que si no coges la trazada buena tienes poco que hacer. La ruta, ya sea tanto en fondo como en crono, me ha dado muchas satisfacciones y, aparte es mucho más fácil de entrenar que la pista, porque la carretera tú te subes a tu bici sales a la calle y puedes hacer el entrenamiento que necesites. Y, sin embargo, para preparar la pista necesitas una instalación especial y una bici especial en la que prácticamente no vas a gusto en ningún momento. Además, en dos de las pruebas que hacemos los tándem en la pista hay que salir desde la máquina, algo que a mí se me da algo mal. Sin contar que para una competición de pista hay que hacer un calentamiento gigantesco para lo que lo poco que luego dura la prueba. En carretera solo se necesita un calentamiento para la crono y no es tan largo ni tan aburrido como para pista.

 

3.      Vamos con la pista. En ella lo has ganado casi todo en los Campeonatos de España: 18 medallas en total entre 2011 y 2017, siendo tu mejor Nacional el de Tafalla de 2017, donde lograste el oro en persecución individual y velocidad. Solo te faltó el rojigualda en el kilómetro. ¿Cuál de las tres especialidades te apasiona más? ¿Te motiva el lograr ese oro que te falta en el kilómetro? ¿Por qué en las dos últimas temporadas no te hemos visto en los velódromos?

Pues la prueba que más me gusta, en parte porque no se sale de la máquina, es la velocidad y aunque nunca he competido en esta prueba a nivel internacional creo que podría dárseme bien. En el kilómetro no creo que pueda ganar el oro debido a que se sale de máquina. Que a lo mejor se podría mejorar la salida, pero es una prueba que son sólo 4 vueltas al velódromo, demasiado corta para mi cuerpo. Cuando mi organismo empieza a funcionar de verdad la prueba ya ha terminado. Podría decir que, en todo caso, donde podría tener mayores posibilidades quitando la velocidad sería en la persecución individual, ya que se asemeja a la crono de carretera. Lo de no haber competido en 2018 y 2019 en pista se debe, como te dije antes, a los múltiples cambios de deportista de apoyo. En 2020 aunque podíamos haber ido a los Nacionales, pero vimos que no teníamos ni siquiera un nivel decente y preferimos no acudir.

 

4.      Si tu palmarés en pista es magnífico, el de ruta no le va a la zaga en lo que se refiere a los Campeonatos Nacionales. Acumulas desde 2008 hasta la actualidad, entre línea y crono, un total de 14 preseas. Tu mejor hito fue el rojigualda contrarreloj de Estepona en 2016. ¿Qué recuerdas de aquella prueba? ¿Esperabas hacerte con el oro? ¿Ya se había convertido en una obsesión para ti?

Pues la verdad no puedo decir que fuera una sorpresa, pero tampoco puedo decir que no creyésemos en nuestra victoria, ya que habíamos visto el circuito y parecía podría irnos bien. Obsesión no es la palabra, pero sí unas ganas terribles de conseguirlo, ya que en 2013, que fue el último año que corrí  con el “Insu”, perdimos el Campeonato de contrarreloj por medio segundo. La verdad que fue una auténtica alegría el ganar aquel campeonato de contrarreloj en Estepona.

 

5.      Sin embargo, vemos que te queda aún la espina clavada de ser campeón nacional en línea. Hasta 5 veces te aupaste al podio con platas y bronces, pero nunca el oro. ¿Recuerdas en cuál de ellas estuviste más cerca de ganar y en cuál crees que debías haberte impuesto? ¿Por qué?

Esa parte de esta pregunta me trae unos grandísimos recuerdos, ya que la vez que más cerca estuve fue en 2009 cuando en aquella ocasión corrí junto a Óscar de la Cruz (este año se han cumplido 10 años de su muerte, una gran persona que Dios la tenga en su gloria). Se hizo una fuga a principio de carrera con 3 tándem, uno de Valencia, otro de Andalucía y el mío de Madrid. Por una avería mecánica el valenciano se descolgó y los dos que quedamos conseguimos llegar hasta el final. Pudimos haber ganado, porque no eran unos rivales imposibles de batir, pero la suerte del sprint les fue favorable a ellos y  quedamos subcampeones de España, mi primera medalla con poco más de un año dedicándome a esto del tándem.

 

6.      Lo que son las cosas. Si la prueba en línea se te ha resistido ahora, eso no te ha pasado en el escenario internacional. Eres uno de los ciclistas madrileños que puede presumir de ser campeón del mundo de ruta en línea. Fue en EEUU, en Greenville, Carolina del Sur, en 2014. ¿Qué recuerdos tienes de aquel día? ¿Cómo fue la carrera y las sensaciones del podio y de vestirte de arco iris?

Pues lo del Mundial fue la leche, sobre todo porque inauguré con él mi palmarés de victorias. Qué curioso, no había ganado nunca y voy y lo hago en la competición más importante (ríe), así es la vida. La carrera donde gané el oro viene precedida de una desgracia mecánica del día de la crono, ya que el viernes 29 de Agosto de 2014 cuando estábamos rodando entre plata y bronce, sufrimos una avería. La cadena de transmisión que une los dos ejes pedalieres y suma la fuerza de los dos ciclistas, se enganchó de tal forma que no había manera de pedalear, con lo que bájate de la bici y entra con ella de la mano acabando en 6º posición. De aquella rabia y mala experiencia sacamos fuerzas y se decidió que el domingo 31 de agosto de 2014 se saldría a muerte, a por todas y así fue.

Empezó la carrera en línea a las 2 de la tarde y al final de la primera vuelta cogimos una escapada. Había saltado un australiano y nos fuimos con él, le dimos el relevo y cuando nos dimos cuenta, con la segunda vuelta iniciada, que estábamos solos, así que había que apostar fuerte e intentar la machada. A mitad de carrera el seleccionador nos comentó que venía cerca un tándem francés, que los dejásemos llegar para intentar mitigar un poco el esfuerzo y  aprovecharnos de su esfuerzo para seguir hacia adelante. Quedaban dos vueltas y la carrera estaba hecha: O ganaban los franceses o nosotros. La penúltima  vuelta fue más o menos tranquila, y comenzando la última me acordé de lo que me había dicho mi padre por WhatsApp: “disfruta al máximo y da todo lo que tienes para intentar hacer el mejor resultado posible” y al mismo tiempo me decía a mí mismo “hoy no puedo perder, hoy no”. Llegando al final de la última vuelta hubo varios movimientos tácticos pero todo seguía igual, en un pequeño repecho que había los probamos, pero aguantaron. Y curiosamente el ataque y demarraje final vino en el mismo punto fatídico donde unos días antes habíamos perdido una medalla de plata/bronce. Ahí fue donde mi tándem aceleró hasta la victoria sin que los franceses pudieran hacer nada por evitarlo.

Ganar el Mundial es algo muy grande, sobre todo cuando te ponen el maillot arco iris, que en ese preciso momento en el que te das cuenta que eres tú, únicamente tú, subiendo la bandera de España al son de  los acordes del himno nacional, y eso es para ti, sólo para ti, en tu honor, y entonces se te llena el cuerpo de una sensación de orgullo y de que en ese momento no puedes ser más feliz, porque has hecho algo grande y que quedará para la historia del deporte.

 

7.      ¿Aún tienes motivación por lograr el oro mundial en crono? (también fue bronce en línea). Si no me equivoco, lo rozaste con tu plata al año siguiente (2015) en Nottwil, Suiza… ¿Cómo fue esa prueba y qué sensación de dejaron esos Mundiales?

En  Nothwil conseguí la plata como bien dices, que me supo bastante bien porque pensábamos que nos iríamos al 3º, pero gracias a que el tándem más potente rompió la cadena y no pudo acabar, nos hicimos con la plata. Era una crono bastante dura y exigente, ya que tenía dos parte: Una más o menos llana y otra con un puerto donde de primeras se ponía muy duro, recibiéndote con una rampa al 14% de desnivel. Una vez coronado la bajada era bastante complicada por el tema de que al tener mucho pendiente hacia abajo los frenos del tándem sufren una barbaridad, y si no lo gestionabas bien te quedabas sin frenos.

El bronce en ruta estuvo bien porque con nuestro trabajo ayudamos a que otro tándem español pudiera pelear por el oro que finalmente consiguieron. Nosotros alcanzamos al tándem que dos días antes ganó la crono y nos hicimos con el bronce en una última vuelta trepidante, ya que les dimos alcance justo en la cima del puerto. El trazado era el mismo que el de la crono, con la diferencia es que en la contrarreloj se dieron dos vueltas y en la ruta siete. En ese 2015 aparte de esos dos éxitos mundialistas terminé el año como número uno del ranking de la UCI de la categoría de Tandem, algo que me hizo bastante ilusión.

Por supuesto que hay motivación para conseguir el oro en crono tanto a nivel mundial como a nivel nacional, como la hay para intentar conseguir ese maillot de campeón de España de Ruta, así como para conseguir de nuevo el de campeón de España de contrarreloj. Ha habido momentos duros en los que uno se planteó dejarlo porque las cosas no iban bien. Pero gracias  a Vicente y a Gabriel Ochando, a la UC San Sebastián de los Reyes y a toda la gente que forma esa familia, así como a la mía propia, el hecho de estar en mi entorno preferido y gracias a mi gente del gimnasio Vital Fitness que me preparan unos entrenamientos físicos brutales y que me apoyan al 200% , he recuperado todas las ganas y toda la motivación necesaria para poder seguir teniendo motivación de conseguir grandes éxitos.

 

8.      Uno de los grandes hitos de tu carrera deportiva fue competir en unos Juegos Paralímpicos. Fue en Río de Janeiro en 2016. Un balance de 3 diplomas olímpicos resumidos en el 4º en la prueba de ruta en línea y 8º en la crono, así como el 7º en la persecución individual. ¿Cómo viviste la experiencia? ¿Te quedó sabor agridulce de no haberte traído a Madrid una medalla? 

Pues el ir a los Juegos Paralímpicos de Río fue el sueño cumplido, porque ese era uno de mis grandes sueños como deportista. A unos Juegos no todo el mundo, entraña una gran dificultad ya que son cada cuatro años y se requiere un grandísimo nivel para poder acudir. El sabor no es que fuera agridulce, fue muy amargo, porque después de 120 kilómetros con calor, humedad, mucha  batalla en carrera y cuando ya crees que puedes conseguir el bronce te quedas con la medalla de chocolate. Y además perdiendo esa medalla prácticamente en la misma línea de meta y sin poder pelearlo, porque ya no había fuerzas más que para mantenerse encima de la bici, y si dura 100 metros más quizá hubiéramos quedado hasta quintos,  porque venía cerca el australiano.

En el velódromo quedamos 7º en persecución. Habíamos hechos unos entrenamientos muy buenos, pero aquel día no nos salieron las cosas, quizás salimos sobrecalentados… Y la crono en carretera también salió bastante mal por no decir muy mal; acabamos octavos cuando esperábamos luchar por el pódium.

A nivel personal fue algo muy bonito, porque era mi sueño cumplido y una vez que estás allí conoces a gente de otros países, ves deportes que no conoces, convives con gente de otros deportes y te mezclas con otros países de culturas totalmente diferentes. Es algo que hay que vivir.

 

9.      Cambiamos de tercio. El tándem es una variante del Ciclismo Adaptado de las más complicadas, ya que encima de la máquina hay dos deportistas que deben estar lo más coordinados posible. ¿Cuáles son las claves para que se puedan lograr éxitos en tándem? ¿Qué cualidades debe reunir el guía para que ambos vayan acoplados al máximo?

Como bien dices la disciplina del tándem es muy complicada porque  te tienes que entender muy bien con el otro ciclista, tener una mentalidad parecida a la hora de competir y ambos tienen que confiar al 100% uno en el otro y no dudar en ningún momento, porque si no el tándem se puede ir tranquilamente al suelo, y a los velocidades que van estos bichos el golpe puede ser muy fuerte.

Ambos deportistas deben tener un nivel competitivo similar, ya que no sirve de nada que uno sea un figura y el otro uno de los del montón, porque entonces el tándem  no funciona al ir uno arrastrando al otro hasta que le fallan las fuerzas. El deportista de apoyo, que es el que guía el tándem, ha de ser muy buen ciclista pero también ha de saber compenetrarse con el otro miembro del tándem y saber entender en todo momento cómo acoplar las dos fuerzas para que parezca un único ciclista. Aparte, ha de saber manejar con mucha pericia el tándem, ya que aunque se parece mucho a una bicicleta convencional es como conducir un autobús.

 

10.  En tus más de diez años practicando esta modalidad has tenido varios deportistas de apoyo. Cuéntanos algo de algunos de ellos.

Durante todo este tiempo que llevo practicando ciclismo en tándem he tenido muchos deportistas de apoyo a los que doy las gracias por haberme ayudado, y haberse atrevido a asumir la responsabilidad de guiar el tándem. Me vienen a la cabeza varios nombres como es el de mi amigo Marcos Lucas, que aunque no le iba el rollo de competir, salíamos muchas veces a la semana a entrenar, incluso de noche con luces por el carril de Colmenar. Alguna vez se nos heló el cuentakilómetros del frío que hacía (ríe). Otro nombre que me viene a la cabeza es el de Oscar de la Cruz (mencionado antes), un gran tipo que estaba dispuesto a echar siempre una mano. Con él conseguí mi primera medalla en los Nacionales de carretera en 2009 cuando rozamos de verdad el oro.

Otro nombre que me viene a la cabeza Luis Javier Castellano,  más conocido en el mundillo del ciclismo madrileño como “Insu”, un tipo generoso tanto en el esfuerzo como en el trato, y con el que me hice ciclista de verdad; él me enseñó muchas cosas de este deporte. Aún recuerdo cuando se presentó  en mi casa con una bicicleta y un rodillo para que yo entrenase cuando no pudiese salir con el tándem. Con él logré muchos podios a nivel nacional y fue con el primero  que competí a nivel internacional.

Mi actual deportista de apoyo Gabriel Ochando, que intenta pulirme los defectos técnicos para intentar aprovechar al máximo mi potencia, y que me ha devuelto la alegría y las ganas por dejarme la piel en cada entrenamiento y en cada competición. Él, su padre Vicente y toda la familia de la UC San Sebastian del Reyes me han devuelto la alegría y la ilusión por el ciclismo.

 

11.  Hablamos de la parte federativa. Destaca lo que consideres conveniente de tus seleccionadores de la FMC hasta ahora, especialmente la actual responsable de la Comisión, Begoña Luis Pérez, señalando lo más importante que te ha aportado cada uno de ellos.

Tengo buenos recuerdos de todos los que han pasado por el Ciclismo Adaptado, porque todos me han tratado muy bien y han facilitado al máximo todo. Aunque si tengo que nombrar a alguno por algo ese es sin duda Abraham del Caño, porque cuando yo en 2010 no tenía un piloto con el competir y conseguí uno para el Nacional de pista en el que no salieron las cosas nada bien, allí estaba él. Le conté mi situación y me dijo que él se encargaría de conseguirme a alguien para que yo pudiera competir y dar lo mejor de mí en competición. Ese deportista de apoyo que Abraham me encontró no fue otro que el “Insu”. Les estoy muy agradecido a los dos, a Abraham por buscarme a alguien tan competitivo y de tanto nivel tanto deportivo como humano, como al “Insu” por querer ayudar a otra persona a poder practicar ciclismo de manera competitiva.

A Begoña, la actual responsable de la sección, la conozco desde mis inicios y la verdad que siempre me ha ayudado y se ha preocupado por mí, tanto en los momentos buenos como en los malos. Digamos que Begoña me ha visto llegar y evolucionar y ser el deportista competitivo que soy.

 

12.  Última. ¿Cómo has mantenido tu forma durante el confinamiento y cuáles eran los objetivos fijados para tu temporada 2020?

Pues he intentado mantener la forma con el rodillo, algo a lo que estoy bastante acostumbrado, ya que de normal es una de mis maneras de entrenamiento. La otra cosa que he hecho ha sido hacerme una tabla de gimnasia que me elaboraron los amigos del gimnasio Vital Fitness. Me he mantenido más o menos en forma porque a mí me gusta el deporte más allá de que pueda conseguir o no triunfos. Para mí el deporte es una forma de vida.

En relación a los objetivos para este año, queremos hacer unos buenos Campeonatos de España tanto en crono como en ruta, es decir, quedar primeros o segundos. Y en caso de la contrarreloj si fuese segundo sería intentar quedar lo más cerca del ganador, ya que para el tándem la contrarreloj es una prueba muy importante. A partir de ahí, y se lograse lo del Campeonato de España, ir a alguna competición internacional ya sea de la mano del seleccionador o por nuestra cuenta, para intentar conseguir recuperar la plaza en el equipo nacional y, de esta manera, poder acudir al Campeonato del Mundo. Si fuera así intentaría hacer el mejor resultado posible, que eso siempre pasa por pisar cajón. Para este año también habíamos considerado la posibilidad de intentar conseguir el billete a los Juegos, y para conseguirlo pasa por hacer un grandísimo resultado en el Mundial”.

Fotos Carlos González, FMC y RFEC

GALERÍA DE FOTOS

SERIE CAMPEONES MADRILEÑOS. Hablamos con Carlos González García
SERIE CAMPEONES MADRILEÑOS. Hablamos con Carlos González García
SERIE CAMPEONES MADRILEÑOS. Hablamos con Carlos González García
SERIE CAMPEONES MADRILEÑOS. Hablamos con Carlos González García
SERIE CAMPEONES MADRILEÑOS. Hablamos con Carlos González García
SERIE CAMPEONES MADRILEÑOS. Hablamos con Carlos González García
SERIE CAMPEONES MADRILEÑOS. Hablamos con Carlos González García
SERIE CAMPEONES MADRILEÑOS. Hablamos con Carlos González García
SERIE CAMPEONES MADRILEÑOS. Hablamos con Carlos González García
SERIE CAMPEONES MADRILEÑOS. Hablamos con Carlos González García
SERIE CAMPEONES MADRILEÑOS. Hablamos con Carlos González García
SERIE CAMPEONES MADRILEÑOS. Hablamos con Carlos González García
SERIE CAMPEONES MADRILEÑOS. Hablamos con Carlos González García
SERIE CAMPEONES MADRILEÑOS. Hablamos con Carlos González García
SERIE CAMPEONES MADRILEÑOS. Hablamos con Carlos González García
SERIE CAMPEONES MADRILEÑOS. Hablamos con Carlos González García
SERIE CAMPEONES MADRILEÑOS. Hablamos con Carlos González García
SERIE CAMPEONES MADRILEÑOS. Hablamos con Carlos González García
SERIE CAMPEONES MADRILEÑOS. Hablamos con Carlos González García

PATROCINADORES

COLABORADORES

FEDERACIÓN MADRILEÑA DE CICLISMO
Velódromo de Galapagar
C/Guadarrama, 72
28260 | Galapagar (Madrid)
Teléfonos: 616755169 - 628897919
Lunes a Jueves – 10:00 a 18:00 horas
Viernes – 10:00 a 14:00 horas.